Red knitted mug filled with hot chocolate and marshmallows on woEl comienzo del año es un momento psicológicamente perfecto para dedicar algo de tiempo a reflexionar.

Te recomiendo dedicar algo de tiempo en estos días de Año Nuevo para revisar el año que ha pasado y enfocarte conscientemente para el año que empieza.  Sinceramente, creo que vale la pena.

Necesitas un lugar cómodo donde concentrarte, papel y algo para escribir, un calendario del año pasado y, si te apetece, tu bebida favorita. No necesitas internet, ni el móvil. Mejor desconectarse de lo demás, para conectarte contigo mismo.

Paso 1. Revisa el año (20′)

Tómate algo de tiempo para revisar el año completo. Piensa en los eventos del año, los logros alcanzados y los errores cometidos. Toma notas. Escribe los principales recuerdos del año, nuevos amigos, amigos que perdiste o se alejaron, actividades, proyectos…

Se trata de una revisión global. Probablemente hubo momentos tristes y alegres, decepciones y logros, éxitos y fallos. Echar un vistazo a tu agenda te ayudará a refrescar la memoria.

Paso 2. Dedica tiempo a agradecer (15′)

Ahora enfócate en las cosas positivas en tu vida, por las que estás agradecido/a. Posiblemente el ejercicio anterior de revisión del año te ofrecerá muchas cosas que agradecer.

Y no te quedes solo en el año pasado. Incluye también las pequeñas y grandes cosas en tu vida que agradeces. Pon atención a situaciones, personas y emociones en tu día a día. Esto te dará perspectiva, hará aflorar tus emociones y probablemente te hará sentir bien.

Paso 3. Mira hacia delante y proyecta  (15′)

Enfócate en el año que tienes por delante. Proyecta y escribe el año que quieres tener.  Céntrate en las cosas que buscas, sea un encuentro con un amigo, un proyecto profesional o las vacaciones con las que sueñas.

Puedes incluir tanto lo que sabes que ocurrirá como lo que te gustaría que ocurriese. Es una oportunidad de dejar a tu mente volar. Olvida las limitaciones y deja que el bolígrafo fluya. La lista no tiene que ser completa o perfecta. Escribe las ideas con las palabras y en el orden en que vayan llegando.

Paso 4. Elige tu palabra (10′)

Tu objetivo ahora es encontrar una palabra que encapsule tus pensamientos y sentimientos para el año.

¿Qué palabra te recordará lo que sientes ahora? ¿Qué palabra te ayudará a enfocarte para crear el año que quieres crear? Empieza a escribir palabras según te van llegando. Tras 10 minutos, elige una que te llame.

Tras elegirla puedes probarla durante un día o así. Si ves que no te encaja bien, busca otra palabra, de tu lista original o no. Asegúrate de encontrar tu mantra para el año y hazlo visual de alguna manera, de forma que lo tengas presente en tu día a día.

Paso 5. Escríbete una carta a ti mismo/a (15′)

Puede sonar extraño, pero hazlo. Toma una hoja y escribe una carta sobre el año que vas a vivir próximamente. Escribe la carta como si lo hicieras dentro de 360 días.

Describe tus principales acciones a lo largo del año, los logros que has alcanzado y han proporcionado alegría a ti y a otros.

Haz que sea una carta positiva, una carta que te encantaría recibir. El objetivo es recibirla dentro de un año y que pueda formar parte de tu proceso de reflexión el año que viene.

Para hacértela llegar, puedes guardarla en un sobre con el mensaje exterior ” No abrir hasta el 31 de diciembre” y crear una alarma en tu agenda para el día 31 de diciembre del año próximo, recordándote dónde la has guardado.

También puedes utilizar este ejercicio como punto de partida para definir tus objetivos para el año.

Creo que es una forma excelente de enfocarte conscientemente hacia lo que quieres lograr.

Si quieres compartir otras ideas para comenzar bien el año, serán muy bienvenidas.

Un abrazo y muy feliz Año Nuevo.

Leave a Reply