Comunicación para la innovación

Durante el año 2014 y comienzos de 2015 hemos tenido el privilegio de participar en un proceso de comunicación interna de la Fundación FSC Inserta, parte de la Fundación ONCE, (hoy Grupo Ilunion). La misión de FSC Inserta es la inserción laboral de personas con discapacidad y sin duda ha sido un trabajo que nos ha permitido aprender, construir y disfrutar.

FSC está inmersa en un proceso de modernización y transformación digital a través de la puesta en marcha de la Plataforma Por Talento. Se trata de una herramienta tecnológica para la intermediación entre las empresas que quieren contratar personas con discapacidad y los demandantes de empleo, y ayuda a encontrar a la persona idónea para cada puesto.

Como todo proceso de innovación y de cambio tecnológico, encontró algunas resistencias y requirió un proceso de adaptación y comunicación interna para conseguir los mejores resultados.

En este punto iniciamos nuestra colaboración con la empresa elaborando materiales para la difusión interna del proyecto y participando en la formación de los técnicos para el cambio.

PorTalentoIlustr1014

Compartir y escuchar historias reales

Además, como acompañamiento a este proceso de cambio de cultura en la organización, la empresa decidió organizar unos talleres de storytelling que hemos tenido el placer de dinamizar.

En ellos los pudimos escuchar a personas que forman parte de la organización, con distintos perfiles y procedentes de distintos territorios. También se convocó a personas con discapacidad  que actualmente son demandantes de empleo y a responsables de varias empresas que contratan personal a través de FSC, como Décimas, Decathlon o FCC.

Compartieron historias de superación, historias de éxitos, pero también de errores, de dificultades, de sorpresas y malentendidos, historias divertidas y otras que nos hacen sobrecogernos.

Historias, por ejemplo, de personas que carecen de un escáner en casa para escanear su dni y poder así subirlo a la plataforma. O historias de quienes se conectaban a Internet en la biblioteca pública local y ya no lo hacen tan a menudo porque ahora cobran el acceso.

También historias de superación y éxito. Personas que se forman para un nuevo oficio tras un accidente. Personas que sacan adelante familias numerosas a pesar de la discapacidad y de sufrir enfermedades. Personas que comienzan a relacionarse y a recuperar el ánimo tras un accidente a través de un curso de formación.

O historias sobre prejuicios, como aquella ocasión en la que una empresa no encontraba adecuadas a las excelentes candidatas presentadas para un puesto de secretaria. Los técnicos se preguntaban si la dificultad se debía a barreras con la discapacidad y finalmente se resolvió el interrogante cuando la empresa solicitó que las siguientes candidatas propuestas no tuvieran el pelo de colores ni pendientes largos.

También historias de errores. Como cuando se buscaba cubrir un puesto administrativo en una clínica, que en realidad implicaba en el día a día llevar equipos médicos de una planta a otra de un edificio. Y las soluciones planteadas para reubicar a la administrativo con discapacidad física que se había propuesto.

Los talleres también estuvieron inundados de historias divertidas. Como cuando un compañero de FSC con resto visual  contó como con 18 años viajaba con dos amigos en tren y fueron al vagón cafetería. Al preguntar por los bocadillos que tenían el camarero les remitía al menú colgado en la pared. Como no alcanzaban a verlo prueban a pedir tres de tortilla, sin éxito. No tenían. Después se deciden a pedir tres de jamón y cuando se enteran de que tampoco están en la carta, finalmente toman la alternativa de pedir tres donuts.

O cuando una persona con discapacidad visual nos contaba que yendo por la calle con su perro guía preguntó cómo llegar a una calle, y para su sorpresa la persona, muy amable, le dirigía las instrucciones sobre el recorrido a su perro.

O las risas de un chico con hipoacusia cuando recordaba que su madre le decía a veces en la adolescencia, cuando no recogía su habitación, ¡pero tú estás sordo o qué te pasa! Igual que al resto de hermanos…

Creemos que el humor que emerge en estas conversaciones e historias es muy valioso porque ofrece un punto de vista diferente sobre la discapacidad: real, cercano y positivo.

Y nos inspira al elegir mirar el lado esperanzador de una sociedad que va abriéndose a la discapacidad.

Esta es la web creada como resultado de los talleres. Una oportunidad para seguir visibilizando historias que vale la pena conocer.

www.historiasportalento.es

 

Leave a Reply