Siguiendo la metodología Lean startup de Eric Ries, los tiempos de cambio rápido exigen ser ágiles y validar cuanto antes nuestras ideas. Para ello hemos de construir el mensaje, hacerlo llegar a nuestra audiencia y determinar si existen suficientes clientes interesados en pagar por lo que ofrecemos.

Por mi experiencia como mentora de emprendedores desde hace años sé lo que cuesta y lo que significa aterrizar un sueño, una idea de negocio, en un pitch.  El pitch de un emprendedor es un prototipo básico, imprescindible para avanzar.

Con este punto de partida planteamos los talleres de comunicación no como un momento final, sino como una oportunidad de construir y aprender en cada fase en la que nos encontremos, de acuerdo con la metodología del Design Thinking.

cronometro+papel

 

 

 

 

 

 

Siguiendo el esquema crear-medir-aprender, tendremos que hacer experimentos con poco riesgo que nos permitan aprender, reorientar o mejorar nuestra idea, ya sean vídeos, entrevistas, sitios web para testear número de visitas, simulaciones de ventas, u otras pruebas que permitan validar nuestro modelo de negocio de forma ágil.

Aprender con los clientes

En muchos casos, estas experiencias comienzan con un sencillo prototipo: una presentación, una simulación de la app en un sencillo pdf, un microsite. Si mi prototipo convence puedo seguir adelante. La clave está en observar, orientarse a la acción, escuchar y aprender de la respuesta del entorno.

Otra oportunidad de conectar con los potenciales clientes la ofrecen las plataformas de crowdfunding. Una oportunidad de conectar y de escuchar. Qué interés despierta el producto, si pagarían o no por él, las recompensas que más atraen, qué falta en la propuesta,… Para poder pivotar si es necesario y conectar plenamente con sus necesidades.

Si tienes una ideas de negocio “sal del edificio”, como diría Néstor Guerra. Si eres una pyme, observa a tu alrededor, construye tu propuesta, comunícala, escucha, aprende de los clientes y mejora tu propuesta.

En realidad, cualquier organización grande o pequeña que quiera innovar y ser competitiva ha de generar entornos constructivos en los que sea posible compartir las ideas tanto internamente como con los clientes. Promover experiencias de diálogo, aprendizaje en equipo y mejora.

Comunicación significa construir

Exponer el proyecto de forma oral, permite que fluyan las ideas, genera feedback del grupo, lleva a explorarlas y completarlas, a abrir nuevos caminos, a matizar puntos poco claros, a encontrar ejemplos significativos.

La comunicación escrita permite afinar, precisar, acuñar y conservar los conceptos, analizar en detalle y encajar las piezas que componen el plan de empresa.

La comunicación visual, proporciona a través de las metáforas, los mapas mentales y las imágenes, caminos intuitivos y rápidos, soportes que ayudan a pensar, ordenar ideas, trabajar en grupo e innovar.

Vemos con todo ello que la construcción de tu pitch  es una pieza clave del proceso de creación y validación del modelo de negocio.

No hay tiempo que perder. ¡Ponte en marcha y a por ello!

Leave a Reply