La palabra para construir un proyecto empresarial

de Mª Dolores del Brío

Al final del curso de Creación de Empresas de EOI, el emprendedor se encuentra con el módulo de Comunicación. Por turno, los alumnos van dando forma oral a la presentación de su proyecto. El ambiente entre compañeros es cálido, las emociones a flor de piel. Se tiene la oportunidad de hacer varias intervenciones: se sabe que en cada una de ellas se puede superar una dificultad.

Los alumnos improvisan, generan alternativas, reorganizan las antiguas, arriesgan nuevos atajos o inventan aperturas a nuevas realidades. La comunicación fluye: hay que contestar preguntas de los que atienden y sugieren, a su vez nuevas ideas. La escucha de los compañeros es estímulo y hándicap para el que expone.

La clase de comunicación se convierte en un verdadero taller de ideas. Un espacio de intercambio entre compañeros y profesor en el que se es actor y observador y donde la sinergia del grupo potencia el aprendizaje.

Pero hay otros ingredientes que animan la clase: el poder de síntesis de la comunicación oral, los valores que apuntan los proyectos, las distintas visiones, la motivación de lo conseguido, la satisfacción de una metodología que consigue resultados, el sentirse reforzado por el grupo.

En ese momento el foco de atención está puesto en la viabilidad del proyecto y la inteligencia del emprendedor reconduce, transforma y revierte todo lo que encuentra al servicio de ese objetivo vital.

Además, las tutorías incrementan el valor del proyecto. Un complemento de la sesión oral es la tutoría personal de reflexión de los elementos formales sobre los que se construye el proyecto.

A través del análisis de los recursos verbales sacamos a la luz aspectos visuales y expresivos que estaban ocultos y que emergen como características únicas del proyecto, en muchos casos, el mejor reclamo para su publicidad.

Hace unos meses se celebró la 6ª edición del Taller de Comunicación NEOTEC para emprendedores proyectos de base tecnológica. Los mejores proyectos de 2010. Queremos repasar con vosotros algunos de ellos para que veáis cómo a partir de los recursos verbales fuimos capaces de avanzar en el proceso total de diseño y creación de la idea de negocio.

Hemos analizado seis empresas, aunque podríamos incluir a todas las que participaron en el Foro:

  1. Nos sorprendió gratamente, ya, en el primer momento Nadim, representante de una empresa innovadora del sector del comercio detallista. Presentaba su empresa, beabloo.com, como una Plataforma de publicidad para tiendas de proximidad.
    Con una sencilla metáfora “Abrir una ventana del propio negocio en tiendas de proximidad” su compañero, Jaume Portell explicaba lo fácil que puede ser para un comerciante conseguir clientes que nunca pasaría por delante de su tienda. El nuevo soporte de Marketing publicitario facilita que una pareja que compra unas NIKE en una zapatería de la plataforma esté viendo, en un soporte digital de diseño, una prenda deportiva del mismo color que se vende en una tienda cercana.
    El objetivo de beabloo es abrir un canal de publicidad para los detallistas, gestionado por ellos mismos, con el fin de promocionar sus productos. “Las ventanas tecnológicas” son un atractivo para las tiendas y la publicidad un negocio añadido que ha de resultar rentable.
  2. Mirodinero, Gestión del patrimonio, es la empresa de Pablo Gaya y Javier Recuenco. Para dar nombre a una empresa de asistencia financiera con un fuerte componente de software, crearon una nueva palabra que define certeramente el objetivo de los emprendedores y encaja con el segmento de clientes al que la empresa se dirige. La expresión, síntesis coloquial, llega a cualquier persona preocupada por sus ahorros.
  3. Un gallego con retranca, Frankie Gómez, CEO de CONFIR-SIG. Confirmación de firma del correo-e, presenta su empresa de software para tener a cubierto los correos y poder responder de ellos frente a terceros.
    En este caso, el tecnicismo del título no acompañaba en absoluto la visualización del servicio. Por eso le añadimos una glosa explicativa. Pero además, el icono elegido como logo, “el cazamariposas”, describía mejor aún el significado de la innovación: un procedimiento que atrapa la información en el instante en el que se produce y la recoge, por si la necesitáramos. El nuevo sistema ya ha sido validado por una sentencia judicial.
  4. Una pareja encantadora, Osvaldo y Selma, pelea por implantar en las empresas su Plataforma de Gestión CALVI – SYSTEMS.
    Curiosamente, la singularidad del proyecto no se evidenciaba ni mediante una metáfora, ni una glosa, ni una imagen. La clave estuvo en renunciar a decirlo todo. En seleccionar una parte del proyecto, la gestión de eventos, y ceñirse a los procesos y procedimienetos a través de los cuales interactuan organizadores, proveedores y clientes. Con esa simplificación consiguió demostrar que las aportaciones del software satisfacían las necesidades de todos los actores y aseguraban la competitividad de las áreas de marketing y ventas.
    Tomando la Gestión de Eventos como ejemplo de las utilidades del software, pudo demostrar cómo la mejora de los procesos reduce los esfuerzos y costes e incrementa la calidad percibida por el cliente final.
  5. Los hermanos Jesús y Sergio Domínguez nos introducían en un sector que más tarde se confirmaría que se encuentra muy necesitado de soluciones. Los efectos de tsunami en la Central de Fukushima nos conmovieron, conmovieron al mundo y siguen preocupando hoy.
    El nombre que pusieron, finalmente, a su empresa fue Decisiones geoconstructivas, Prevenimos frente a desastres geodinámicos.
    En principio, habíamos seleccionado para la presentación una colección de fotografías impactantes de 2009. ¿Podría sonar aquello a sensiblería y manipulación? Finalmente, elegimos la fotografía de una niña durmiendo tranquila. Nos alertó sobre el verdadero objetivo de la empresa: preservar la vida a las generaciones venideras.
    Tomar decisiones a tiempo es lo único que cabe hacer para prevenir catástrofes. Sin sentimentalismo. Y así es como se asentó el nombre de una empresa que aspira a sensibilizar a la sociedad y a darle soluciones frente a riesgos no controlados todavía.

Si continuamos con la revisión formal de las empresas del curso, vemos que el corazón de los proyectos, la definición del nuevo negocio, la función de la empresa, la tecnología, se describen con expresiones breves, metafóricas o no, que esclarecen la idea, impactan a los sentidos o emocionan. Como: “dejar rastro”, “levantar barreras”, “managear un equipo”, “elegir la moda”, “volar como los ángeles”, “regustar la comida”, “disfrutar las olas”, expresiones todas ellas visuales y comprensibles, que entran por los sentidos y erosionan la sensibilidad.

Hemos querido mostraros cómo trabajamos la viabilidad de los proyectos a través del lenguaje, iluminando rincones que cobran vida y prestan un gran servicio a la marca.

Leave a Reply