visionLas creencias grabadas operan en nosotros y nos guían a través de nuestro diálogo interno. Imagina la influencia de decirse “más vale pájaro en mano que ciento volando” o de haber grabado un día el mensaje “piensa mal y acertarás“. O el tremendo dicho “más vale malo conocido que bueno por conocer”.

Sin duda alguna influirán en nuestra visión sobre las nuevas oportunidades, en nuestra capacidad de confiar en los demás y en nuestro actitud frente al cambio.

Si te has propuesto construir un nuevo hábito, ya sea la proactividad, la confianza, la paciencia o cualquier otro, es imprescindible trabajar en tus pensamientos, pues lo que pensamos influye sin duda en nuestras acciones.

La buena noticia es que podemos decidir qué creencias queremos grabar y cuáles queremos desterrar de nuestro repertorio personal. Ser conscientes de nuestras creencias e influir en ellas significa liderarnos a nosotros mismos.

Sabemos cómo se construyen las creencias limitantes como “no puedo”, “no valgo”, “no seré capaz” y que son un freno a la hora de encaminarnos hacia nuestras metas. Las creencias sobre nuestra capacidad pueden construirse día a día a través de las experiencias positivas de logro que vivamos a partir de nuestro esfuerzo: marcándonos objetivos y cumpliéndolos. Otra vía para generar creencias positivas contrarias al miedo es conocer casos de personas de a pie que alcanzan el éxito con su esfuerzo. A menudo, nuestra sociedad carece de estos ejemplos y por el contrario conoce demasiadas historias sobre corrupción y malas prácticas. Por eso es esencial difundir los logros de emprendedores y empresarios de nuestro entorno que triunfan gracias a su talento y su trabajo. Pero hoy vamos a centrarnos en otro tercer camino.

Tenemos otra alternativa para reforzar creencias potenciadoras para nosotros.

He recopilado diferentes frases que refuerzan el valor de la proactividad, de personajes célebres tan diversos como Séneca, Cervantes, Sartre, Ghandi o Sheryl Sandberg. Si quieres, puedes convertirlas en tuyas y utilizarlas como inspiración.

Para ello, te recomiendo escribir en letras grandes la frase que quieras recordar y colocarla en un sitio visible, en un lugar agradable para ti donde puedas leerla a menudo. Si la asocias a alguna imagen, a alguna persona, a algún hecho real o experiencia que hayas vivido, tendrá más efecto sobre ti.

Una derrota no es el peor fracaso. No haberlo intentado es el verdadero fracaso. George E. Woodberry

El único hombre que no se equivoca es el que nunca hace nada. Goethe.

Un viaje de mil millas comienza con el primer paso. Lao Tse

Sé tú el cambio que quieres ver en el mundo. Mahatma Ghandi

La suerte favorece a los osados. Virgilio 

Cada cual se fabrica su destino.  Miguel de Cervantes Saavedra

Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo. Albert Einstein

Fallamos el 100% de los disparos que no hacemos. Wayne Gretzky

Un objetivo es un sueño con un plazo. Napoleon Hill

Si te ofrecen un asiento en un viaje espacial, no preguntes qué asiento. ¡Simplemente sube!  Sheryl Sandberg

Bien hecho es mejor que bien dicho. Benjamin Franklin

Lo importante no es lo que hicieron de nosotros, sino lo que nosotros hacemos con eso que hicieron de nosotros. Jean Paul Sartre 

No digas que te falta tiempo, tienes exactamente el mismo número de horas al día que las que recibieron Helen Keller, Luis Pasteur, Miguel Ángel, la Madre Teresa de Calcuta, Leonardo Da Vinci y Albert Einstein.  H. Jackson Brown. 

Las dificultades son oportunidades para alcanzar cosas mejores; pasos para adquirir mayor experiencia. Brian Adams

El éxito nunca es final. El fracaso nunca es fatal. Es el coraje lo que cuenta. Winston Churchill.  

En la lucha entre el arroyo y la roca, siempre triunfa el arroyo… no porque sea más fuerte, sino porque persevera. H. Jackson Brown

¿Cuáles son tus favoritas?

Te animo construir nuevas creencias potenciadoras para ti. Busca esas frases o mensajes que te motiven y refuercen a la hora de desarrollar los nuevos hábitos que quieres incorporar.

Y cuida en especial lo que piensas de ti mismo. Como expresó Henry David Thoreau “Lo que un hombre piensa de sí mismo es lo que determina o indica su destino” y como afirmó certeramente Henry Ford “Tanto si piensas que puedes como si crees que no puedes, tienes razón.”

Cuídate eligiendo qué te dices a ti mismo.

Que tu diálogo interno no sea un freno, sino que te encamine a la acción.

Leave a Reply